domingo, 14 de agosto de 2016

Las clases de la querida maestra Violeta


"La enseñanza debe empezar por una acción sobre la realidad" expresa la querida maestra Violeta Hemsy de Gainza poco después de observar  el vídeo de un niño de seis meses que disfrutaba produciendo  sonidos cuando su mamá acercó la sillita de comer  al teclado del piano. A continuación vemos otros vídeos del bebé uno y dos meses más tarde y la maestra nos contagia ese entusiasmo que siente al observar todo el disfrute de ese niño, y entonces nos habla de la importancia de saber mirar...

Así arrancaba la primera de las cuatro clases que la querida Violeta dio en el marco de la Primera Reunión de la Cátedra de Pensamiento Pedagógico Musical Latinoamericano que se desarrollo entre los días 21 y 26 de Julio últimos en la ciudad de Buenos Aires.

Asistir a una clase con Violeta es sinónimo de "ponerse en movimiento", es imposible mantenerse en una actitud simplemente observante porque la maestra nos interpela constantemente como músicos y como docentes, por eso aunque no bailemos, aunque permanezcamos  quietos hay algo que sale de su letargo y es ni más ni menos que nuestro oído, o mejor dicho, nuestra audición en relación con la conciencia de lo que hacemos y eso nos ayuda a encontrarnos con las particularidades de lo que Violeta llama nuestro Mundo Sonoro Interno. Durante estas cuatro clases  la maestra volvió muchas veces sobre este concepto sobre el que comenzó a escribir cuando cursaba en la Escuela de Psicología Social de P. Riviére (Sobre este tema sugiero leer el capítulo V del libro de Violeta "El rescate de la Pedagogía Musical").

La maestra nos invita a participar, a veces individualmente, otras en pareja o en pequeños grupos y nos pide que cantemos algo, o que toquemos el piano, o que reproduzcamos una melodía que tocó un compañero y en cada oportunidad realiza una lectura del mundo sonoro de cada participante, poco después nos hace notar que a través del canto desinternalizamos nuestro mundo sonoro interno, en cambio mediante los instrumentos exploramos el mundo sonoro externo,  hace mención a la diferencia entre un mundo sonoro estable o inestable, también nos propone  esquemas para  entrenamiento auditivo que me atrevo a suponer que dan cuenta de lo que más adelante nos plantea "no enseño oído absoluto, enseño la relatividad para demostrar que no hay nada absoluto" refiriéndose al contexto en el que se está oyendo.

Fueron cuatro clases riquísimas, como más le gusta a quien escribe con la sensación de quedarse con preguntas que abren muchas puertas para seguir transitando este mundo amado de la educación musical ¿cómo saber si el estudiante esta desinternalizando su Mundo Sonoro Interno u operando sobre el Mundo Sonoro Externo o simplemente copiando? ¿Cómo intervengo Pedagógicamente? ¿Qué es lo que no sé  mirar todavía?

Al final de la cuarta jornada Violeta nos invitó a reflexionar sobre la conformación de nuestro Modelo Pedagógico Interno, creo que el mío por ahora se constituye con muchas preguntas...

Como siempre, gracias querida Maestra!





















miércoles, 9 de marzo de 2016

El último día del otro país...


Nos preparábamos desde hacía muchos días para ese momento. Algunos prepararon carteles, otros decidieron ponerse una remera o una ropa alusiva, yo no me pude poner nada, no me decidí, sentía que el GRACIAS enorme que quería transmitir  no lo podía simbolizar con ninguna prenda, tampoco llevé carteles....quería tener los brazos libres para el abrazo...

íbamos llegando, cientos, miles, cientos de miles, muchas pancartas caseras de las más diversas formas, colores y letras....letras escritas por manos de niños agradeciendo por Paka Paka o por Tecnópolis,  letras temblorosas agradeciendo por la dignidad de la jubilación, letras de manos vehementes agradeciendo por haberse educado en una época donde la discusión política volvió a la escuela y a la universidad.....cientos, miles, cientos de miles de carteles con un simple GRACIAS o con una frase que ya nos apropiamos LA PATRIA ES EL OTRO:

Rostros, cientos, miles de rostros alegres de niños para los que era habitual ir a la plaza a festejar a la Patria, cientos, miles de rostros de los que sabíamos que el festejo de las plazas había sido una anomalía de los últimos doce años, miradas, cientos, miles de miradas cansadas de años que ni soñaban que hace un poco más de una década aparecería un flaco desgarbado desde el Sur y les devolvería su dignidad, la misma dignidad que también agradecían cientos, miles, cientos de miles de hombres y mujeres que pudieron trabajar y progresar, la misma dignidad que sintieron por primera vez todos los distintos de toda distinción.

Y ahí estábamos, en nuestra plaza, frente a nuestra casa rosada, esperando, cantando, reconociéndonos en cada rostro..y esperándola......y  apareció, hermosa, radiante, lúcida como siempre la PresidentA, sí, con una A  enorme...¿porqué a tantos les ha incomodado la "incorrección" de la A para referirnos a quien preside y naturalizan la A para referirse a quien sirve? ...
 Ahí estaba nuestra Presidenta en sus últimas horas de mandato con cientos de miles de personas agradeciéndole. Y ahí habló....brillante como siempre, y hoy pienso que si no hubiera hablado, si solo nos hubiéramos quedado todos mirándonos, habría sido suficiente, había una expresión tan genuina en cada una de esas miradas que no hacía falta nada más.... pero todos queríamos escucharla una vez más....necesitábamos ese último momento para agradecerle y para comprometernos en esa plaza gigante, para comprometernos "los empoderados" a cuidar lo logrado que no es otra cosa que cuidarnos a nosotros mismos.

Y entonces llegó el momento de la despedida y los fuegos artificiales....esos que durante años cerraban una noche de festejo popular y que cientos de miles aplaudíamos....pero esta vez fue distinto.....los primeros destellos fueron  la puerta a las lágrimas.....y ahí estuvimos cientos de miles abrazándonos...Primero con quienes habíamos llegado a la plaza, hijos, amigos, hermanas....pero nadie quería irse de ahí.....y todos empezamos a deambular por la plaza....las palabras no son inocentes....tienen su vida propia y creo que por algo me surgió la palabra deambular....pienso en la etapa "deambuladora" de los niños, cuando están empezando a caminar, medio tambaleándose y no saben para donde ir....y creo que había algo de eso....caminábamos por nuestra plaza preguntándonos ¿y ahora qué? ....y en ese caminar atravesado por multiplicidad de emociones  cruzábamos miradas con algún querido desconocido con quien nos abrazábamos quebrados en llanto y nos prometíamos no bajar los brazos....                                              Nos quedamos en la plaza hasta las dos de la mañana....cuando ya todos nos habíamos convertido en orgullosas calabazas.....






jueves, 6 de agosto de 2015

Congreso Argentino de Educadores Musicales 2015

Este año el encuentro será en Malargüe, Mendoza, entre los días 10 y 12 de octubre.

Como siempre, compartiremos experiencias, ideas y muchas preguntas que intentaremos resolver entre todos.

Está abierta la convocatoria para la presentación de trabajos.

Para más información pueden hacer click en Novedades    de la página de FLADEM AR.

jueves, 30 de julio de 2015

Un sendero del Seminario de FLADEM 2015 con muchos ecos....

A pesar de la tarde lluviosa  y gris que tenemos hoy en Buenos Aires, todavía sigo con esa sensación de primavera, de perfumes pronunciados de cadencias rítmicas y melodiosas tan amables de la Ciudad de Río de Janeiro. Una bellísima ciudad que no conocía donde se realizó hasta el viernes pasado el XX Seminario del Foro Latinoamericano de Educación Musical.

Por supuesto, que todas esas hermosas sensaciones que me produjo esa "Cidade Maravilhosa" estuvieron en sintonía con la felicidad por el encuentro que deja cada Seminario. Encuentro con tantos amigos latinoamericanos con los que hace años compartimos el amor por la música y la esperanza de que la Educación Musical  arraigada en nuestras raíces cada vez logre un espacio de mayor reconocimiento en estas tierras, aunque lamentablemente, este año, estamos acompañando a los compañeros guatemaltecos que están sufriendo una estocada en su sistema educativo.

A pesar de las idas y vueltas, seguimos, siempre con nuestras convicciones, con nuestros debates, y con más preguntas que respuestas...

Como la dinámica del Seminario cuenta con espacios plenarios (donde todos los presentes compartimos lo mismo) y otros muchos momentos donde cada participante debe optar por  participar de una mesa y /o  taller entre una diversidad y cantidad importante de posibilidades, a mi se me ocurrió hacer esta invitación, que los compañeros que lo deseen , relaten por medio de un video de pocos minutos, cómo fue su trayecto por el Seminario....

Acá va mi relato, me faltaron fotos de dos eventos, en los que por participar muy activamente y por el entusiasmo que me generaron no encontré el espacio para salir a sacar fotos, por eso, aunque no está presente en el vídeo no quiero omitir el hermoso taller que coordinó Eric Giles de Argentina y el taller que coordinó Doug Friesen, discípulo de Murray Schaffer,de Cánada.

Pienso en "los senderos que se bifurcan"....bueno, acá va un video con el sendero que fui transitando durante este Seminario....con las ganas de que el eco siga resonando hasta el próximo encuentro...el año que viene....

martes, 30 de junio de 2015

La Remidola

En un momento, viéndome frente al grupo sin saber qué hacer para que los alumnos se pusieran a trabajar, me dije: Analía , acá el tema sin resolución no es el “contenido” (palabra muy de moda en los diseños curriculares de los ’90), acá el problema está en vos,  dejá de ser el centro de la escena….entonces, la música empezó a fluir. Fue uno de los grandes aprendizajes de  hace más de veinticinco años atrás y siempre comento esta anécdota con mis alumnos de didáctica.

Estaba trabajando en una escuela primaria del barrio de Coghlan (Capital Federal) perteneciente a la gestión privada, a la misma asistían niños pertenecientes a una clase media acomodada con bastantes estímulos extraescolares, en la escuela contábamos con una cantidad importante de instrumentos de percusión pero con un espacio para desarrollar la actividad  muy reducido e incómodo. Los niños contaban con dos estímulos musicales en la semana, la hora curricular a la mañana y una hora y media de taller a la tarde, ambos una vez por semana. Dicho todo esto, cualquiera de mis colegas  de música me podría decir, con razón, que estaba trabajando en unas condiciones bastante cercanas al ideal sin embargo con ese curso de quinto grado la música no fluía y me resultaba muy complicado organizar al grupo para empezar desarrollar cualquier  actividad. Mis conclusiones, producto de una observación limitada, siempre eran la mismas: “es un grupo muy heterogéneo, hay alumnos que adolecen de serios problemas de atención, estos chicos tienen de todo y nada los sorprende”, en consecuencia, yo siempre insistía con pararme frente al grupo y pedir silencio decenas de veces o  decirles que con ese ruido no podíamos hace nada pero sabía que había un nudo que tenía que lograr desatar, que la dificultad no estaba en ellos , que era hora de moverme del lugar donde me había instalado.
 Fue ahí, cuando apliqué por primera vez una de  las máximas para educadores musicales del pedagogo canadiense Murray Schaffer y que repito casi como un rezo diario “En una clase de creación musical el maestro debe planificar su propia extinción”…y eso fue lo que hice, como hacía tiempo que estaba intentando armar una obra grupal basada en la escala pentatónica con vistas presentar en  el encuentro de música que se realizaba hacia fin de año,  les conté  una historia “La Remidola” que había escuchado hacía un tiempo atrás  cuyo relato  jugaba  con los nombres de las  notas de la escala pentafónica mayor (do-re-mi-sol-la), les pedí que se dividieran en cuatro grupos, que se agruparan como ellos quisieran y que cada grupo compusiera su versión instrumental de “La Remidola” y yo desaparecí del centro de la escena, cambié el rol de directora por el de observadora y guía, por momentos los observaba desde lejos y en otras oportunidades me acercaba a cada grupo, escuchaba y hacía sugerencias, la música fluyó, cada grupo inventó una obra con características propias que presentó ante el resto de los compañeros cuando todos hubieron terminado. Finalmente logramos integrar cada una de estas micro piezas en una obra más larga que finalizaba con una “coda” que integraba elementos musicales de cada una de las obras, esa última parte fue armada por mí con el consenso de todos. Presentamos la obra a fin de año, seguimos con esta dinámica de trabajo siempre, modalidad que aplico a diario y lo más importante es que comprendí el insumo invalorable que significa el aprender a observar, observar al otro parándose desde distintos lugares, no quedarse con la primera impresión, ni con la segunda, ni con la tercera, saber que siempre se nos puede estar escapando algo, y por otra parte no dejar de observarnos a nosotros mismos en nuestra tarea docente preguntándonos constantemente ¿Porqué esta actividad funcionó con este grupo  con el otro no? ¿Cómo presenté este trabajo? ¿Qué dije en ese momento que permitió abrir una puerta nueva? Entre tantas otras  preguntas.
Para terminar, más arriba, contaba que la actividad había comenzado con el relato de una historia que jugaba con los nombres de la escala pentatónica (do-re-mi-sol-la), en realidad era un chiste que decía así:
A un músico un día se lo rompió su instrumento más querido, su REMIDOLA así que lo dejó en la casa del lutier Soldomi  para que se lo arreglara, días después fue a retirar su instrumento, no estaba el lutier pero  estaba su esposa Mimí y se dio el siguiente diálogo 
-Mimí, ¿Soldomi soldó la Remidola?     
 -Si si, la soldó
 -¿Cuánto le debo?
-  Do’ dola.


sábado, 20 de junio de 2015

Y volvimos a gritar Taki Ongoy en un día muy especial


El fin de semana pasado fue muy especial, después de un par de años volvimos a reunirnos con compañeros de la Cooperativa Artística Queloparió para cantar/ gritar nuevamente Taki Ongoy, ( y no digo, compañeros porque no los considere amigos, sino que el acto militante que significa realizar esta obra amerita que los llame compañeros). Dos días de emociones compartidas entre quienes lo cantamos y quienes participan escuchándonos.
Comparto el video del día domingo, doble triple emoción, porque volvimos a cantarlo, porque fue en el centro cultural Tiempos Modernos, lugar donde siempre ensayamos y porque ese día el mentor de este hermoso trabajo sobre la obra original de Víctor Heredia, el querido Jorge Chanal, debería haber cumplido años.
Humildemente, creo que a pesar de la ausencia de Jorge, pudimos hacer una muy emocionada y digna versión, que comparto para quien quiera escucharla haciendo click  en este enlace  
                       Gritamos Taki Ongoy en Tiempos Modernos

Cierro con estas palabras de Jorge Chanal

Grita Taki Ongoy intenta ser un acto comunitario de reflexión que nos ayude a conocer el verdadero significado de aquella conquista que llamaron colonización y de la nueva conquista que llaman globalización. 
Creemos que quienes habitamos esta América, necesitamos reconocernos y asumir que somo sus hijos , para alumbrar nuestra identidad y lograr nuestra definitiva liberación. 

lunes, 2 de marzo de 2015

Unas urgentes palabras sobre un día muy especial



Una vez más en la plaza con Ale....tenía dos años cuando asumió Néstor, así que todo lo que vivió es la mejor parte de la historia de nuestra patria...por eso hay muchas cosas que le parecen naturales...los juicios a los represores, el matrimonio igualitario, tener abuelos que reciben una jubilación digna, tener la posibilidad de ir todos los años de vacaciones (era muy chiquito cuando yo cobraba en patacones y con el sueldo fragmentado y con la quita del 13%) y demás etcs

Otra cosa que le parece natural es que cada vez que vamos a la plaza o a alguna marcha sea para formar parte de un festejo popular (lejos están de él las marchas en contra del indulto, la obediencia debida,,,etc)
Escuchamos como tantos miles de compatriotas las cuatro hs de discurso de pie.....absolutamente ausentes a la lluvia que nos agarró desprevenidos.......no importó...ahí seguimos......

Cuando Cristina terminó de hablar, asegurando que no le dejaba un gobierno cómodo para el próximo presidente pero sí para el pueblo lo abracé....a punto del llanto y le dije "ahora sí fue su último discurso de apertura de sesiones"....con una mezcla de tristeza, emoción y compromiso...conmigo y fundamentalmente con él para que ésto siga...con quien tome la posta.

martes, 16 de septiembre de 2014

La importancia de recordar para que los lápices sigan escribiendo

Fue hace algunos años, Ale tenía siete, estábamos almorzando y como siempre, la radio encendida. Era un día como hoy, otro dieciséis de septiembre y hablaban sobre los chicos de la tristemente conocida “noche de los lápices”, por esa época Ale   preguntaba mucho sobre los nefastos años de la dictadura y yo siempre le contestaba con el cuidado que hay que tener con un niño de esa edad...pero ese día esperaba que no me preguntara nada...¡eran tan chicos!! 
La pregunta inevitable llegó:  - Ma, pero ¿qué pasó con esos chicos? ¿Se los llevaron?             
                                            - Sí (no más palabras)
                                            - Pero, ¿se los llevaron presos?
                                            - Si...........................
                                         - Pero,  ¿Y hoy son personas grandes que se acuerdan de lo que les pasó?
                                         - No
                                         -Ah, Ma (con cara de no me des más vueltas) a esos chicos los mataron!

Me impactó su manera de averiguar si esos chicos vivían ¿Hoy se acuerdan? Me impactó esa ida y vuelta entre vida y recuerdo...

Las madres, los padres, los hermanos, amigos, todos quienes tuvieron relación con tantas vidas arrancadas de manera bestial cultivan  hace cuarenta años esa memoria de los que  no pueden recordar pero renacen cada día desde ese recuerdo militante.

Ahora Ale tiene trece años, hoy en su colegio no había conmemoraciones especiales por el día que nos convoca, había un acto por el día del maestro que no se había podido hacer la semana pasada. Ale habló con su profesor de historia y le dijo que hoy había que recordar a los chicos de "la noche de los lápices".....el profesor lo escuchó y le dijo que lo iba a pensar,  más tarde  comenzó su discurso diciendo que que hoy había que recordar algo que era más importante que el día del maestro....los lápices siguen escribiendo.....




jueves, 14 de agosto de 2014

Animosamente preparaba el barro..... a un mes de la partida de Jorge Chanal

Ese lunes 14 de julio me llegó un mensaje, con la noticia  que no queríamos recibir todavía: Jorge Chanal se había ido a seguir formando coros por ahí....quizás sea menos doloroso decirlo en estos términos.

Junto con la tristeza empecé a escuchar en mi memoria muchos entrañables fragmentos del "Taki Ongoy", de la versión para coro e instrumentos que él había realizado sobre la obra original de Víctor Heredia  ..,pienso mientras voy escribiendo ¡qué presencia tan vívida tiene el recuerdo sonoro!

Me resonaba  "Animosamente preparaba el barro, amorosamente todos los colores. Buscaba la forma con sus sabias manos, amorosamente modelaba el barro....quizás  para Jorge las voces fueran el barro del dulce alfarero de Víctor Heredia porque hacía unos arreglos corales realmente hermosos...tengo acá otra partitura que finalmente no terminamos "El patio" poema coral sobre textos de Atahualpa Yupanqui con música de Jorge.
                      
Cuando ese día de julio me enteré de esta triste noticia busqué una foto, de las tantas que tenemos de las presentaciones del "Taki Ongoy" entre los años 2010 y 2012 y no encontré ninguna en la que estuviera Jorge....ahí me acordé que muchas veces cuando terminaba la obra o antes de empezar  se dirigía  al público y decía algo así como que "ahora esta obra es de ustedes", eso habla de un modelo pedagógico particular.
Durante esos años, pasamos muchos domingos por la tarde  ensayando,  muchos domingos donde ponía todo, se enojaba si las cosas no salían, nos exigía técnicamente  al mismo tiempo que no nos perdonaba si cantábamos sin comprometernos desde lo ideológico y emocional, oportunidades en las que pude conocer su calidad de persona, de músico y de docente.

No sé...por alguna razón en estos días empecé a sentir una enorme nostalgia de esos ensayos, de ese proyecto..no es casual que me acuerde de la poesía de Celaya "maldigo la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales que lavándose las manos de desentienden y evaden, maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse"...

Gracias Jorge, Hasta la victoria siempre!