La metáfora de Sensemayá

En la anterior entrada hablaba sintéticamente sobre los recursos que habían utilizado mis alumnos para componer su versión de Sensemayá. Ahora quiero ocuparme del intercambio generado,  cuando presentaron la obra a otro grupo de alumnos: el curso de Lenguaje Musical 1 (un grupo de adolescentes con los que tuve el placer de trabajar durante los dos últimos años).

Enmarcado dentro de la dinámica de Concierto Didáctico, la propuesta de los alumnos practicantes fue hacer una primera audición de la obra para comenzar a analizarla...la escucha fue muy atenta y una audición bastó para que  reconocieron la estructura: parte 1 Instrumental, parte 2 Técnica mixta: instrumentos y pista electroacústica. Reconocieron también la microestructura de A: a b a´, encontraron que el origen del motivo usado en A partía del recitado del poeta, también percibieron la similitud entre a y a´ (su retrógrado).Quienes hayan escuchado la obra, se habrán dado cuenta que si bien no es atonal, no está organizada según los patrones clásicos tonales y armónicos, pero esto no impidió que  lograran  una audición inteligente.Todos sus comentarios surgieron naturalmente, sin forzar ningún tipo de respuestas, participó todo el grupo.No son alumnos fuera de lo común....simplemente están habituados a ejercitar la audición y el análisis crítico de cada obra que trabajan en la clase de lenguaje. Al finalizar la clase hubo un lindo intercambio con los alumnos practicantes donde algunos se acercaron a experimentar con  instrumentos que no son los que ellos estudian en el conservatorio.

y me dejaron pensando......

Después de la primera audición y de la ronda de reflexión, los practicantes propusieron escuchar una vez completa la poesía recitada por Nicolás Guillén. 
Una de las alumnas sugirió algo sobre lo que no habíamos reparado cuando planificamos  el concierto didáctico: planteó que a ella le parecía que esa poesía era una metáfora, que la serpiente representaba otra cosa..le pregunté que se le ocurría...dijo que no sabía...pero tenía la intuición que estaba hablando de otra cosa....¡qué puerta nos abrió para empezar a transitar esa búsqueda! 

....¿cuál es la serpiente que acecha en las aulas?

La sugerencia de Ludmila sobre la metáfora abrió un sinnúmero de ideas..desde la metáfora de una serpiente que acecha a Latinoamérica  (movida por el conocimiento de una cantidad importante de poemas de Guillén) hasta imágenes relacionadas con la actividad pedagógica....
me gustó, este desafío, para plantearme y para proponer el intercambio con quien lea este blog..

.¿cuál es la serpiente que acecha en las aulas?

Va una primera idea: La Inercia, así como en algún momento Murray Schaffer nos habló del Rinoceronte en en el aula, para hablar de la figura autoritaria del docente, yo creo que hoy lo más dañino, lo más venenoso, es la Inercia, es el llegar cada año a clases y repetir una y otra vez lo mismo sin cuestionarse a quien nos estamos dirigiendo, es aceptar que alguna vez aprendimos así, y así será y por siempre seguiremos enseñando según esa matriz que nos formó como docentes, es la inercia del alumno, que llega al aula y opta por transitar todo un año sin cuestionar nada, porque cuestionar supone un compromiso con la defensa de sus propias ideas.  
Compañeros, sigamos reflexionando, escucho propuestas...