Apertura, Diversidad e Integración.

Retomando la actividad "bloguera" comparto este trabajo que presenté en ocasión del XIX Seminario Internacional de FLADEM, realizado en Montevideo allá por septiembre del año pasado.

Parece que vamos a tener la oportunidad de seguir conversando e intercambiando opiniones sobre este tema en el Congreso Nacional de FLADEM Ar que se ya se acerca...


Apertura, diversidad e integración: una mirada sobre la formación docente

Resumen: En el marco del XIX Seminario Latinoamericano de FLADEM bajo el título:   “ Pedagogías Musicales Abiertas: Mitos, realidades, propuestas”   busco  reflexionar sobre el significado  de este concepto  y  sus  distintas interpretaciones, indagar  sobre los aprendizajes que deberían trabajarse en un proyecto de formación docente en   Pedagogías Musicales Abiertas  y finalmente revisar si  de alguna manera este modelo ha encontrado intersticios para asimilarse en el ámbito académico , para ilustrar esto último compartiré algunas experiencias llevadas a cabo en las clases del conservatorio tendientes a profundizar la apertura pedagógica.

Fundamentación: 
Como el propósito de este trabajo es una invitación a la reflexión compartida, comienzo planteando algunas preguntas que considero es necesario que nos hagamos a la hora de hablar de “Pedagogías Abiertas en la Educación Musical Latinoamericana”: ¿Qué entendemos por Pedagogías Abiertas?, ¿Cuáles son sus características? ¿Las  Pedagogías Activas garantizan la apertura pedagógica?  ¿La Actividad durante el aprendizaje debe ser necesariamente una conducta manifiesta fácilmente observable o puede ser un proceso latente? ¿Estamos formados para enseñar desde un paradigma de Apertura Pedagógica? ¿Qué tópicos debería tratar dicha formación? ¿Es posible desarrollar Pedagogías Abiertas en el interior de la instituciones de formación docente /musical?

Caracterización de las Pedagogías Musicales Abiertas: Las pedagogías musicales abiertas están caracterizadas por la  ductilidad en el  acompañamiento que el docente va haciendo de su alumno o  grupo. El docente no tiene preestablecido por qué camino va a seguir, eso las diferencia de las metodologías devenidas en recetas, estas prescripciones pueden estar explícitamente escritas (como sucede con algunas propuestas metodológicas que indican desde el cómo saludar y empezar la clase, cómo seguir paso por paso,  qué preguntas motivadoras hacer, qué tipo de actividad hay que realizar para el cierre, etc.) retomando, decía que esta receta puede estar redactada o simplemente formar parte del “programa” internalizado del docente, el tema es que tanto en un caso como en otro, el docente está recorriendo un trayecto preestablecido que lo distancia de la riqueza que implica la relación dialógica en una situación de aprendizaje.

Un elemento importante, es el uso de Consignas Abiertas  “…Una propuesta abierta sería una estructura básica de acción, que admite una gama prácticamente ilimitada de respuestas o versiones, individuales o grupales. Una propuesta abierta puede ser repetida incansablemente por el profesor, trabajando con diferentes grupos, sin perder efecto pedagógico. Lo que importa realmente en la actividad que la propuesta promueve es el “contenido” que siempre será diferente”…esta definición de la maestra Violeta de Gainza refiriéndose a las Consignas Abiertas utilizadas por Murray Schaffer, propone que  el profesor la repetirá incansablemente  y quisiera detenerme en la literalidad de esta última palabra, el profesor, no se cansará, siempre se sorprenderá, no habrá respuestas “previsibles”,  creo que esto se logrará en la medida que el profesor tenga la ductilidad de acompañar al alumno o  grupo en sus descubrimientos e investigaciones a partir de la consigna dada.

Volviendo al párrafo de la maestra Violeta, termina diciendo “lo que importa es que el contenido siempre será diferente”, me parece que  un docente que siempre  reciba  respuestas similares o que termine trabajando los mismos contenidos  ante una misma consigna abierta  debería preguntarse si su abordaje pedagógico está en sintonía con la apertura. Creo pertinente aclarar que la apertura pedagógica trasciende al momento inicial de la consigna,  en  tal sentido,  el movimiento interior  iniciado por la consigna necesita desarrollarse  sustentándose  en los pilares: Observación, Diversidad, Integración,  Identidad, Acompañamiento y  Movilización.

Aportes buscados en el presente trabajo: El párrafo precedente  me lleva al próximo punto donde me referiré brevemente a los  conceptos  citados con la intención de contribuir  al planeamiento de un proyecto de formación docente que estudie las Pedagogías Musicales Abiertas.
 Actualmente muchos de los  docentes que  deseamos desarrollar nuestra actividad dentro del paradigma de la Apertura Pedagógica  nos encontramos con grandes dificultades para poder romper el cerco de nuestra propia Matriz de formación artística y docente, en tal sentido considero que es un tema de urgente reflexión el relativo a la formación docente en Pedagogías Musicales Abiertas y estoy convencida que es hora que el FLADEM pase del enunciado a la acción en esta materia, por este motivo me atrevo a hacer algunas sugerencias que creo no deberían faltar en la formación docente  como así mismo observar lo que considero pueden ser malas  interpretaciones de lo que son las Pedagogías Musicales Abiertas; vuelvo entonces a los  puntos citados en el párrafo anterior:

Observación: La pedagogía musical abierta necesita de una formación que haga énfasis en el aprendizaje  de la  observación de la persona y su  conducta musical. Como dice Paulo Freire..."estoy convencido que, si soy un cocinero, si quiero ser un buen cocinero necesito conocer muy bien las modernas técnicas del arte de cocinar. Pero necesito sobre todo saber para quien cocino, en que sociedad cocino, contra quien cocino, a favor de quien cocino"... lamentablemente, en la formación actual se enseñan metodologías sin reflexionar  sobre el “para quien y sus circunstancias”. Habitualmente suelen venir alumnos de las cátedras de Espacio de  Práctica Docente a observar mis cursos de Iniciación Musical, al finalizar las clases, al realizar un intercambio sobre lo observado veo que se han limitado a tomar nota sobre las actividades realizadas pero que falta todo registro en cuanto a composición del grupo, roles de sus integrantes, diversidad en la recepción de las consignas dadas, etc, por otra parte he conversado con colegas que dictan la materia que comentan que sus alumnos no tienen los elementos suficientes para hacer una buena observación,  es por eso que creo que sería un insumo muy interesante que en la formación se incluyera la presencia de psicólogos sociales con quienes se pudieran trabajar técnicas de observación grupal. Asimismo también se debe profundizar el ejercicio de observación de la conducta musical de cada individuo. Estoy convencida que una completa e integral observación es al paso previo a cualquier desarrollo metodológico.

 Diversidad  e Integración: contextualizándonos en un modelo de Apertura Pedagógica, entendemos que a partir de una consigna propuesta  el docente deberá contar con un abanico importante y variado  de recursos pedagógicos y  técnico-musicales que favorezcan la construcción del aprendizaje a partir de las respuestas dadas, pero, y considero éste un punto insoslayable: es fundamental abordar dicha diversidad con una mirada integradora.

Identidad :  Me gustaría desarrollar este concepto con dos acepciones;

a) La identidad colectiva: cuando FLADEM expresa en su Declaración de Principios (ítem 6)  “preservar las raíces musicales y los modelos educativos propios” , no sólo contribuye  a rescatar lo “latinoamericano” por pura reivindicación territorial,  sino que alude a  promover el conocimiento de modos propios de aprendizaje de la música, de abordajes diferentes a los que se enseñan habitualmente en las instituciones de formación musical/docente de neta orientación euro-centrista. Sintetizando,  el conocimiento sobre el cómo se musicalizan las personas que no se forman según los cánones de las instituciones tradicionales de enseñanza, debe ser materia de un estudio concienzudo, no para reemplazar una modalidad por otra sino para ampliar el abanico de recursos, músicas y estrategias  porque el conocimiento de otras formas de abordaje, aprehensión y  enseñanza  del lenguaje musical contribuye a la apertura.

b) La identidad  de cada persona que enseña: es necesario que cada docente pueda realizar una profunda actividad de autoconocimiento, que reflexione permanentemente sobre sus prácticas pedagógicas: qué propuso en determinado momento que abrió una puerta al aprendizaje de sus alumnos, cómo lo dijo, con qué lenguaje musical puede crear con mayor ductilidad, etc. A veces, acorralados por la presión de cumplir en tiempo y forma con el programa institucional terminamos repitiendo esquemas de enseñanza  que entran en conflicto con nuestra identidad docente, en tal sentido, considero  que no podemos ejercer la apertura con nuestros alumnos si antes no la ejercemos con nosotros mismos.

Movilización y Acompañamiento:  considero  muy importante repensar este punto porque aquí es donde creo que a veces suele haber discrepancias sobre lo que es Pedagogía Musical Abierta. Para dejar la puerta abierta a la discusión en este resumen plantearé una pregunta:

¿Una clase en plena actividad, donde todos sus integrantes están desarrollando una tarea (cantar, tocar un instrumento, bailar) es garantía de que en la misma se esté desarrollando una Apertura Pedagógica?  Me anticipo a sugerir mi postura: creo que si la plena actividad de una clase es resultado de la repetición de modelos impuestos  por el docente, no podemos hablar de apertura pedagógica, porque creo que el objetivo final de la apertura es promover el auténtico proceso de musicalización de un alumno, en consecuencia el docente que pretende enseñar según este modelo, buscará generar un estado de movilización interna en cada alumno que le permitirá deconstruir lo que recibe  para construir su aprendizaje en una relación de diálogo. Sintetizando, una formación docente en Pedagogías Musicales Abiertas deberá   interpelar a los  tradicionales modelos de enseñanza, pero también a las falsas pedagogías abiertas que a veces no son sino Pedagogías Musicales Activas pero con un claro anclaje conductista.

Las Pedagogías Musicales Abiertas y las instituciones tradicionales de enseñanza:

Llegando al último tema propuesto en el resumen del comienzo ¿Se puede encontrar alguna forma de desarrollar modelos abiertos en los conservatorios de música? No es una tarea sencilla pero es necesario incursionar por este camino.

En un trabajo anterior desarrollé la problemática actual de la fragmentación y falta de integración pedagógica a nivel institucional, haciendo hincapié en los conservatorios donde me desempeño. El tema es complejo: por una parte, es tan difícil pensar en desarrollar  un modelo educativo abierto, como uno cerrado, porque a nivel institucional en la actualidad la fragmentación es tan grande que solamente hay unos acuerdos mínimos sobre el perfil del egresado docente (en tal sentido, estamos a una distancia muy importante de la elección del modelo educativo que queremos desarrollar). Por otra parte, como lo mencioné más arriba, quienes buscamos la apertura, aún estamos luchando por salir de nuestra matriz formativa (al respecto debo decir que en algunos diseños curriculares de los últimos años se  promueve una apertura didáctica con la que muchos colegas se sienten incómodos).

Quiero compartir algunas experiencias desarrolladas en las clases de Lenguaje Musical con adolescentes y pre-adolescentes, presentaré, entonces unos pocos minutos de videos y grabaciones: En primer lugar  se  observa una situación de aprendizaje desarrollada a partir de la consigna de  composición grupal de una obra basada en un esquema armónico.  Es interesante analizar la variabilidad de respuestas ante una misma propuesta.

En segundo término planteo un abordaje integrador  del material tradicional de estudio utilizado en el conservatorio, considero, a esta última como una experiencia relevante en el sentido, que como planteé en trabajos anteriores, creo que el problema fundamental  a resolver no es la revisión de los contenidos sino de los abordajes pedagógicos, en tal sentido, en cada experiencia voy buscando: 1) la integración de aprendizajes trabajados en distintas materias, 2) la construcción de situaciones didácticas a partir de lo que trae cada grupo (con sus historias musicales personales) 3) la concientización sobre el proceso de aprendizaje que se está desarrollando.

Conclusiones:

Los muros de la instituciones tradicionales de enseñanza son sólidos pero no infranqueables, es posible producir un cambio paulatino hacia un modelo que se sustente en las Pedagogías Musicales  Abiertas , pero para eso  no alcanza con las buenas intenciones de algunos docentes aislados, urge una formación de grado y post-grado que tome la senda de la Pedagogía Crítica y de la Apertura, estoy convencida que el FLADEM es la institución llamada para ese fin.

 
Bibliografía:

Algava, M (2005): Aportes desde el trabajo grupal. Pedagogía de la resistencia. Cuadernos de Educación Popular. Buenos. Aires, Ed. Madres de Plaza de Mayo

Gainza, V; Méndez, C (comp.) (2002) Hacia una Educación Musical Latinoamericana

San José, Costa Rica, Ed. FLADEM

Gainza, V (2002) Pedagogía Musical. Dos décadas de pensamiento y acción educativa.

Buenos Aires, Ed. Lumen.

Gubbay, M; Kalmar, D. (2010) El arte de la Consigna. Revista Aula